La Lobera cuenta con 9 habitaciones, cada una de ellas con una decoración personalizada y todas ellas con baño. En el primer piso contamos con una galería típica de la zona, orientada al oeste, donde antiguamente las mujeres se reunían a las tardes para hacer sus labores y sus coloquios aprovechando los rayos de sol, también se puede disfrutar de un confortable salón comedor con chimenea para pasar esas tardes de frío invierno al amor del fuego.

Tenemos un aparcamiento propio para que nuestros clientes puedan estacionar sus vehículos, así como una amplia zona verde. Disponemos de servicio Wi-Fi.

En cuanto a comidas, en casa ofrecemos los servicios de desayuno (incluido en el precio de la habitación) y también servimos cenas exclusivamente a nuestros huéspedes, al no tener restaurante al público, las cenas hay que encargarlas, es decir, si el día de su llegada quisieran cenar, tendrían que avisar el día anterior, para el resto de los días basta con decirlo a la hora del desayuno. La hora de la cena es a las 21H30.

Desde este punto de partida se pueden realizar una amplia gama de actividades, como son los deportes acuáticos (rafting, hidrospeed, vela, piragua) paseos por nuestros bosques, visitas al románico de la zona, paseos en bicicleta, práctica de golf (campo de 18 hoyos a 12 Km.) esquí, pesca, deportes populares (bolera y frontón en el pueblo) o simplemente descansar del ritmo de vida diario en la ciudad.

En la Lobera, lo más importante para nosotros es que te sientas como en casa, sabemos que es difícil, pero es nuestro único objetivo.

 

Excepcional paraje natural, a caballo entre las orillas del embalse y del río Ebro, rodeada de bosques de Roble, Haya y Acebo

Reservas